The Kooks habla de su nuevo disco y la conexión con sus raíces

Publicada en Publicada en Interés General

“Queríamos volver a sentir esa idea de estar tocando todos juntos, enfocados en la sensibilidad de esas canciones”, dice la banda inglesa acerca de su quinto álbum de estudio, que será publicado el próximo 31 de agosto

Por Juan Barberis

Afuera diluvia y acá adentro, en una coqueta habitación de un hotel de Recoleta con techo de vidrio, la mitad de The Kooks mata las horas previas a una nueva presentación en Buenos Aires -la segunda en el Luna Park, la quinta en Argentina- analizando el presente del grupo antes de la edición de Let’s Go Sunshine, su quinto disco de estudio que saldrá el próximo 31 de agosto. “Sentimos como si hubiéramos cerrado finalmente el círculo, de un modo muy sólido pero natural”, dice el bajista Peter Denton, un tipo macizo de mirada penetrante y risotada de hooligan. “Lo que vamos a entregar es un The Kooks en estado puro. Suena a cliché, pero sin dudas es lo mejor que hicimos hasta ahora.”

El nuevo trabajo de The Kooks llegará un año después de la edición de The Best of… So Far, un compilado de los éxitos del grupo durante estos más de diez años de carrera. Quizás por eso, Let’s Go Sunshine, su primer trabajo publicado vía Lonely Cat / AWAL Recordings, carga con cierta mirada retrospectiva, con la intención de volver a conectar con sus raíces, cuando irrumpieron desde Brighton, allá sobre el primer lustro del nuevo milenio, como una efectiva golosina de pop guitarrero para corazones sensibles. “Nuestra intención fue volver a sentir esa idea de grupo, de estar tocando todos juntos, enfocados en la sensibilidad de esas canciones”, dice el baterista Alexis Núñez, un tipo flaco de tez morena, ojos achinados y un perfecto afro, sobre aquellas sesiones en los estudios Boulevard de Los Ángeles. “Luke [Pritchard, cantante y compositor] trajo grandes canciones y nosotros sólo intentamos sumarnos a esas ideas para hacerlas sonar lo mejor posible. Pasamos muy buenos momentos, fue divertido hacerlo.”

El ánimo de Let’s Go Sunshine es disperso, entre canciones introspectivas y serenas, momentos de electricidad rockera y cierto gratinado sintético bailable que circula de a montones en los grandes festivales del mundo. Con piezas que Pritchard compuso en medio de una reconstrucción sentimental (“Yo venía de un lugar oscuro, estaba con el corazón roto y después me enamoré a la mitad del álbum. Las letras lo reflejan”, dijo el cantante en un comunicado), entre la explícita “Fractured & Dazed”, construida sobre guitarras acústicas y buenas dosis de octapad, la bamboleante y relajada “No Pressure”, uno de los adelantos junto con “All the Time”, hasta la fuerza guitarrera de “Kids”, el nuevo trabajo parece conectar más con el espíritu aventurero de trabajos iniciales como Inside In/Inside Out (2006) y Konk (2008), que con el pop calculado y frío de Listen (2014). “Ese último disco estaba marcado por interpretaciones muy individuales, no estuvimos como banda trabajando todos juntos”, dice Denton. “Así que volver a sentirnos unidos como grupo fue reconfortante. Este es un momento de mucha frescura para nosotros. Sentimos que estamos arranco de nuevo.”

Poco después de una de las giras más grandes y convocantes de su historia por todo Reino Unido, The Kooks parece haberse posicionado como una de esas bandas que crecen de modo silencioso a fuerza de hits pegadizos, impulsados por un perfil que sobre todo logra interpelar de forma especial al público joven. “La clave de esto son las canciones, que tienen la capacidad de conectar emocionalmente con la gente”, dice Núñez, que se confiesa admirador de Charly García gracias a un casete de Parte de la religión que escuchaba su padre cuando él era apenas un chico. “Es reconfortante que nuestro público sea cada vez más joven. Eso de alguna manera nos dice que estamos conectados con el sonido de la época, que no somos un refrito torpe de algo que ya se hizo”, suma Denton. “Cuando empezás a ver a chicos nuevos en los shows está buenísimo, porque muchos de ellos eran apenas unos bebés cuando The Kooks sacó su primer disco. Se siente como ser una banda nueva tocando para gente nueva que se sorprende con lo tuyo. Eso nos mantiene vivos como grupo.”

Fuente: http://www.rollingstone.com.ar/2136893-the-kooks-habla-de-su-nuevo-disco-y-la-intencion-de-regresar-a-las-raices